ESTADOS UNIDOS, LA CRUZADA ANTICORRUPCIÓN, Y LA RESTAURACION CONSERVADORA

usa y guateEl “Triángulo del Norte” es hoy una de las prioridades geopolíticas de los Estados Unidos en la región, en tanto barrera de contención frente al avance del bloque de países del BRIC en América Latina.

Esta nueva estrategia de Washington, consistente en generar “golpes suaves” contra gobiernos que no son de su conveniencia, apela al combate a la corrupción como caballito de batalla para sacar de en medio a gobernantes díscolos. Esa estrategia, que se probó inicialmente en Guatemala en el 2015, ha servido luego en otros puntos de Latinoamérica para acometer contra gobiernos no favorables a Washington. Así es como sacaron del medio a Dilma Roussef en Brasil, cerraron el camino a Evo Morales en Bolivia y se prepararan condiciones para defenestrar a Rafael Correa en Ecuador y a Nicolás Maduro en Venezuela.

En Guatemala, un observador desprevenido podría estar tentado de creer que soplan vientos de cambio, y que la histórica impunidad que caracterizó al país comienza finalmente a ser acorralada.

La oligarquía tradicional, algunos medios de comunicación, pero más aún la embajada de Estados Unidos, se enfrascaron en esta lucha sin cuartel contra la corrupción y la impunidad. Consecuencia de la pulseada, se comienzan a desbaratar algunas redes de corrupción, como por ejemplo La Línea, y algunos de los dirigentes de estas redes mafiosas van a parar a la cárcel, tal como sucedió con el ex presidente Otto Pérez Molina Roxana Baldetti.

Pero los poderes fácticos que tradicionalmente mandaron en Guatemala siguen de pie. Y, más aún: la impunidad sigue viva.

Luego de realizar una limpieza de “corruptos”, el plan orquestado desde Washington requiere de la puesta en marcha de un Estado funcional. Y para financiarlo, cuentan con el inestimable aporte de connotados empresarios locales. No llama la atención por ello, el hecho de que la CICIG se haya ensañado tanto contra ciertos empresarios locales, ignorando a otros connotados actores de la oligarquía local que podrían incluso estar más comprometidos con la corrupción que varios de los acusados

¿Se está luchando realmente contra la impunidad y la corrupción, o se trata de las nuevas “revoluciones de colores”, los “golpes suaves” que la Casa Blanca implementa para promover gobiernos afines a su estrategia?

La restauración conservadora (u oligárquica) está en marcha en Guatemala. El gobierno de Jimmy Morales no es más que una mera etapa de transición a la espera de culminar con la “limpieza” del país.

Como ya es tradición, un nuevo partido será el vehículo electoral con que las oligarquías tradicionales volverán al poder con la ayuda de los protagonistas de la indignación placera sabatina y de no pocos medios de comunicación. Hasta ya tienen candidata, la Fiscal que hoy protagoniza la cruzada anticorrupción.

Los guatemaltecos todavía tenemos tiempo para abandonar la ceguera y reaccionar frente a una nueva intervención..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s