A BUEN ENTENDEDOR, POCAS PALABRAS

$_35En una clara demostración de quién está detrás del accionar de la CICIG y quien manda en Guatemala, el titular de la CICIG, Iván Velazquez, aseguró que Estados Unidos mantendrá el apoyo a la lucha contra la corrupción en Guatemala, al margen de la elección de Donald Trump como presidente.

La lucha contra la corrupción es un compromiso bipartidista y transciende las divisiones políticas de republicanos y demócratas, argumentó, en entrevista concedida a un programa de TV.

Asimismo el colombiano abogó por la aprobación del proyecto de reformas constitucionales al sector justicia: afirmó que los señalamientos recibidos en torno a la jurisdicción indígena son sólo resultado de la ignorancia o de intereses, e insistió en la necesidad de quitarle a la Corte Suprema de Justicia todas las funciones administrativas.

A su vez hizo referencia a las investigaciones en torno a los familiares del presidente Jimmy Morales implicados en el caso de corrupción denominado Registro Nacional de la Propiedad y puntualizó en que procederán con los medios que se obtengan durante la pesquisa, todavía en fase de evaluación

LA BARBARIE

ojo-patrioLa decadencia está a las puertas y, la civilización no se asoma por ningún lado. La cultura guatemalteca ha sido modelada por la violencia, la imposición, el abuso de los que, desde el concepto del poder son capaces de imponer su propia voluntad, aun contra toda.

El chapín promedio aprendió en los espacios de socialización más comunes; la escuela, la familia, instituciones modeladoras de sociedades, de culturas; a ser racista, machista, excluyente y centralizador. La manera en que violentamente se imponen ideas, dinámicas sociales, patriarcales y conservadoras son una lección muy bien aprendida y difícil de erradicar.

El Conflicto Armado fue una exacerbación de esa manera de resolver las cosas, en este caso entre clases sociales, entre el poder fáctico y grupos organizados con pensamiento social y democrático.

Todo ello tiene como resultado la sociedad de hoy.

Ningún gobierno o partido puede por sí solo cambiar Guatemala. Es complejo, pero necesario, la solución a la incivilización en la que vivimos debe abordarse desde una propuesta profunda de cambio de valores, donde la tolerancia, el diálogo y la renuncia a la violencia nos permitan moldear una nueva cultura. De lo contrario nos veremos nuevamente enfrentados y recibiendo con ruido a la decadencia y despidiéndonos por mucho tiempo de la civilización.

 

GUATEMALA TIEMBLA ANTE POSIBLES DEPORTACIONES MASIVAS

donald-trump_9db9db79Las promesas de campaña de Trump atraviesan como un escalofrío a los guatemaltecos en EEUU, a sus familias que se mantienen en el país, y a políticos y activistas.

No tanto por la idea de construir un muro en la frontera (que los especialistas juzgan inviable aunque su solo anuncio les suene brutal) sino por las acciones ejecutivas que pueda dictar y las reformas legislativas que pueda proponer.

El endurecimiento inmediato de los controles fronterizos, la derogación de DAPA Y DACA, una ley migratoria más intransigente a mediano plazo que, unida al discurso xenófobo, justifique el despojo de los derechos más básicos de los migrantes y los haga aún más vulnerables en EEUU, y por las deportaciones masivas despiertan el terror de los trabajadores temporales y los indocumentados.

Alejandro Flores, un guatemalteco que estudia racismo y violencia como parte de su doctorado en Antropología en la Universidad de Texas, está más preocupado por el “racial profiling” y los efectos que pueda tener el tono xenófobo de la campaña de Trump en volver aún más vulnerables a los inmigrantes ante la violencia policial, racista o del crimen organizado.

“Los guatemaltecos son los migrantes más vulnerables a la deportación”, explica Pedro Pablo Solares, un abogado que trabaja a caballo entre Guatemala y Estados Unidos con comunidades de migrantes. “No tienen TPS, ni una buena red consular, especialmente los indígenas que viven en condados rurales que votaron por Trump. Alrededor de 600,000, calculo, ni siquiera tienen pasaporte guatemalteco. Cuando Trump necesite personas para llenar los cupos de deportación, la gallina más fácil de agarrar es la guatemalteca”.

 

Mientras el número de mexicanos capturados en la frontera se redujo en los últimos años, Guatemala pasó a alternarse con El Salvador los dos primeros puestos de la clasificación en 2015 y 2016. Aunque el Pew Center estimó que el número de guatemaltecos indocumentados ascendía a 525,000 en 2014, lo que la colocaba en tercer lugar por detrás de México y El Salvador, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala, siempre reacio a reconocer una cifra de indocumentados mayor a 700,000, acaba de recalcular sus datos para elevarla a una que oscila entre 1.7 y 2.2 millones. Entre 1994 y 2016 las remesas han crecido hasta convertirse en uno de los pilares de la economía nacional.

En 2015 se recibieron US$6,285 millones en remesas bancarias, casi un 10% del PIB, y para 2016 se proyecta un cierre por encima de los US$7000,.

Por eso, si la principal preocupación es humanitaria y tiene que ver con cómo serán tratados quienes ya viven en EEUU o están en la ruta, la victoria de Trump plantea también preguntas sobre la manera en que sus decisiones migratorias afectarán al Producto Interno Bruto (PIB).

En las dos últimas décadas, las espaldas de los emigrados han sostenido el país para que no se derrumbe del todo. En 2012 alrededor de un tercio de la población pertenecía a un núcleo familiar alimentado con el equivalente a un salario mínimo (US$300) por estas transferencias, pero para 2015, con un 60% de pobres, es decir, gente que vive con menos de US$2 al día, Guatemala regresó a niveles no vistos desde finales de los años 80.

Cerca de cinco millones de personas necesitan las remesas para sobrevivir. Sin ellas, crisis económica. Con crisis económica, más migración.

ROBINSON SUBE LA APUESTA

todd-robinsonTras sus polémicas declaraciones en las que mencionaba que “había que ver más diputados en la cárcel para que algunos aprendieran”., el embajador de Estados Unidos subió nuevamente la apuesta en una escalada de provocación que sólo es posible por la pasividad y sumisión de las autoridades del Ejecutivo.

En esta oportunidad, Todd Robinson señaló que ante la elección de la nueva Junta Directiva del Congreso, la sociedad guatemalteca exige más transparencia y menos corrupción, y que si no hay avances en esa línea se podrían observar problemas.

Para el diplomático, la elección en ese Organismo fue muy importante, pero se cuestionó sobre lo que harán los diputados por la sociedad guatemalteca y si atenderán las necesidades de los ciudadanos.

Para Robinson, con anterioridad se observó que el Congreso funcionó, trabajó e hizo decisiones importantes aunque reconoció que la agenda del Legislativo es larga, pues hay muchos temas pendientes; ellos tienen que trabajar más para responder a las demandas guatemaltecas, anotó.

El embajador hizo énfasis en que la sociedad pide más transparencia, más eficiencia y menos corrupción.

 

“La sociedad guatemalteca quiere más transparencia, más eficiencia y menos corrupción y si esta Junta Directiva y este Congreso sigue esta línea vamos a ver avances, sino vamos a ver problemas”, puntualizó.

 

Otra intromisión en los asuntos internos del país que, hasta altura, ya no sorprende.

 

UNA PROSPERIDAD AUN MUY LEJANA

trianguro-eeuu_680x320_acf_croppedEl plan de la Alianza para la Prosperidad ya está en marcha en varios municipios de Guatemala. Sin embargo, la expectativa generalizada en torno a sus resultados es muy baja.

Es más, una de las causas principales que lo inspiró continúa en aumento. Cifras oficiales de la Dirección de Migraciones difundidas en los últimos días señalan que hay un repunte de la migración de menores que viajan solos a Estados Unidos y que también subieron las detenciones en un 39 %.

Si las causas que provocan que miles de compatriotas emprendan riesgosos viajes hacia los Estados Unidos, no son abordadas en toda su profundidad con políticas y planes integrales que paulatinamente aporten soluciones a la génesis de la crisis, ninguna acción propuesta obtendrá los resultados deseados, así venga del Norte.

En este marco, es central abordar con urgencia la dramática situación de la infancia en el país, algo que viene siendo denunciado recurrentemente por organizaciones internacionales y entidades humanitarias.

Situación dramática que va desde la imposibilidad de desarrollarse con normalidad, ingiriendo los alimentos a los que los seres humanos tenemos derecho, con acceso a servicios básicos, especialmente el agua, el saneamiento, las vacunas y demás atención médica, la educación con pertinencia y calidad y un entorno seguro, eso sin mencionar el derecho a la recreación que para la mayoría es una verdadera utopía.

Este año se han reportado más de 10 mil denuncias de maltrato físico o psicológico, hay 21 niñas de diez años embarazadas y cuatro ya dieron a luz; es decir que aquí la mayoría de niñas(os) es víctima de alguna violación a sus derechos fundamentales, lo que incluye el circulo de la violencia criminal que asecha constantemente a las comunidades y también los fenómenos naturales que provocan desastres sociales que afectan principalmente a la población desprotegida, entre ellos los niños.

En relación con la migración de menores las cifras oficiales señalan que este año han sido detenidos 18.913 niños y niñas guatemaltecos, la mayor estadística conocida desde 2011.

Sin dudas, la pobreza es el detonante principal de esta situación, además de la reunificación familiar, los desastres naturales y la inseguridad.

Afrontar realmente el problema de la migración implica abordar las causas estructurales que la provocan. En este marco, la magnitud del fenómeno de los niños y niñas migrantes expresa la incapacidad del Estado para cumplir con su razón de ser.

ROBINSON Y SUS CIPAYOS

Todd-Robinson-embajador-de-los-EEUU-en-Guatemala-7-e1433917757734El polémico embajador de Estados Unidos acreditado en Guatemala, Todd Robinson, señaló la semana pasada en una entrevista concedida al medio Publinews que se necesita ver a más diputados en prisión para que otros aprendan las lecciones de 2015.

Pese a la gravedad de estas declaraciones, que superan incluso el tono polémico de otras intervenciones del diplomático, no sólo no hubo protestas oficiales de parte del gobierno de Jimmy Morales –lo cual hubiese sido más que lógico en un caso como éste-, sino que la mayoría del Congreso lo protegió ante la moción de un grupo de diputados que buscaban aprobar una iniciativa para solicitar el relevo de Robinson.

El pasado jueves 3 de noviembre, el diputado Linares Beltranena presentó una propuesta verbal para que el embajador de Guatemala en Estados Unidos solicite un cambio por la “intromisión” de Robinson en asuntos nacionales.

La propuesta no sólo fue respaldada por un magro número de 23 diputados, sino que motivó que otro bando encabezado por el diputado Mario Taracera proponga el nombre de Robinson como seleccionado para recibir la Orden del Quetzal, “porque se lo merece y se lo ha ganado”.

Ante el silencio y la pasividad oficial, fuentes de la Embajada se encargaron de señalar que la postura del embajador no cambia y la mantiene.

Quién mejor resumió la situación fue paradójicamente otro personaje objeto de críticas por su intervencionismo, reconociendo implícitamente que se trataba de declaraciones políticas, algo expresamente vedado a los representantes diplomáticos. Así, el jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), el colombiano Iván Velázquez, señaló a los medios luego de su participación en un acto público, que prefería “no opinar porque es un asunto político”, respondió.

LA CICIG, LAS PRIMERAS CONDENAS Y EL FUTURO.

dt-common-streams-streamserver-clsDe acuerdo a dos encuestas de opinión diferentes la Comisión Internacional Contra la Impunidad (CICIG) es la institución en la que más confianza tienen los guatemaltecos.

Una realidad que puede tener dos lecturas. Por un lado, que los guatemaltecos la cruzada anticorrupción que llevó adelante junto al MP. Pero, por el otro, hay una lectura mucho más grave. Si, como bien sabemos es una institución de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) conformada principalmente por personal extranjero y presidida por un Comisionado colombiano, estos datos reflejan también el grado de desconfianza que tenemos los guatemaltecos hacia las instituciones del Estado.

La CICIG por medio de la investigación del Caso “La Línea” fue el verdadero motor de la crisis del 2015, mucho más que el Ministerio Público y las movilizaciones ciudadanas. Pero, además del Caso La Línea hay muchos otros en los cuales está involucrada la CICIG, menos conocidos para la población, pero que también involucra a políticos, empresarios, y funcionarios del Estado.

A pesar de que algunos de estos casos se encuentran entrampados en el Organismo Judicial en las últimas semanas se han emitido condenas en dos casos de CICIG sin lugar a dudas paradigmáticos.

En primer lugar la condena contra la jueza Jisela Reynoso por el delito de enriquecimiento ilícito y lavado de dinero, si bien la condena a 6 años de prisión inconmutables por lavado y 5 años de prisión conmutables por enriquecimiento ilícito pareciera ser leve (pues con la redención de penas la jueza podría salir libre en un par de años), no solo es la primera condena en Guatemala por enriquecimiento ilícito desde que se aprobó la Ley contra la Corrupción en el año 2012, pero además al ser una jueza la primera condenada se manda un mensaje sumamente importante al Organismo Judicial.

En segundo lugar la condena apenas la semana pasada del expresidente del Congreso Gudy Rivera a 13 años de prisión inconmutables por los delitos de tráfico de influencias y cohecho activo, nuevamente nos encontramos ante una condena paradigmática no solamente porque es la primera condena por tráfico de influencias, delito que también fue tipificado apenas en el año 2012, sino porque fue contra un diputado que en su momento ejerció una gran cuota de poder, otro mensaje poderoso para el Congreso de la República.

Sin embargo hay una gran cantidad de casos que la CICIG está llevando ante los tribunales de justicia y sigue tomando aún más casos, incluso algunos en los que su presencia es cuestionable, pues no parecieran ser parte de su mandato, creo que la CICIG debería analizar seriamente si no está tomando más de lo que puede abarcar.