LA CICIG, LAS PRIMERAS CONDENAS Y EL FUTURO.

dt-common-streams-streamserver-clsDe acuerdo a dos encuestas de opinión diferentes la Comisión Internacional Contra la Impunidad (CICIG) es la institución en la que más confianza tienen los guatemaltecos.

Una realidad que puede tener dos lecturas. Por un lado, que los guatemaltecos la cruzada anticorrupción que llevó adelante junto al MP. Pero, por el otro, hay una lectura mucho más grave. Si, como bien sabemos es una institución de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) conformada principalmente por personal extranjero y presidida por un Comisionado colombiano, estos datos reflejan también el grado de desconfianza que tenemos los guatemaltecos hacia las instituciones del Estado.

La CICIG por medio de la investigación del Caso “La Línea” fue el verdadero motor de la crisis del 2015, mucho más que el Ministerio Público y las movilizaciones ciudadanas. Pero, además del Caso La Línea hay muchos otros en los cuales está involucrada la CICIG, menos conocidos para la población, pero que también involucra a políticos, empresarios, y funcionarios del Estado.

A pesar de que algunos de estos casos se encuentran entrampados en el Organismo Judicial en las últimas semanas se han emitido condenas en dos casos de CICIG sin lugar a dudas paradigmáticos.

En primer lugar la condena contra la jueza Jisela Reynoso por el delito de enriquecimiento ilícito y lavado de dinero, si bien la condena a 6 años de prisión inconmutables por lavado y 5 años de prisión conmutables por enriquecimiento ilícito pareciera ser leve (pues con la redención de penas la jueza podría salir libre en un par de años), no solo es la primera condena en Guatemala por enriquecimiento ilícito desde que se aprobó la Ley contra la Corrupción en el año 2012, pero además al ser una jueza la primera condenada se manda un mensaje sumamente importante al Organismo Judicial.

En segundo lugar la condena apenas la semana pasada del expresidente del Congreso Gudy Rivera a 13 años de prisión inconmutables por los delitos de tráfico de influencias y cohecho activo, nuevamente nos encontramos ante una condena paradigmática no solamente porque es la primera condena por tráfico de influencias, delito que también fue tipificado apenas en el año 2012, sino porque fue contra un diputado que en su momento ejerció una gran cuota de poder, otro mensaje poderoso para el Congreso de la República.

Sin embargo hay una gran cantidad de casos que la CICIG está llevando ante los tribunales de justicia y sigue tomando aún más casos, incluso algunos en los que su presencia es cuestionable, pues no parecieran ser parte de su mandato, creo que la CICIG debería analizar seriamente si no está tomando más de lo que puede abarcar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s