EL NUEVO EMBAJADOR Y LA AGENDA DE LOS ESTADOS UNIDOS.

donald-trump_9db9db79El perfil del nuevo embajador estadounidense en Guatemala (pendiente aún de ser ratificado por el Senado) envía un clarísimo mensaje acerca de cuál es la agenda estadounidense para el país.

La percepción confirmada es que Guatemala no es sino un caso de Narco-Estado.  Ni siquiera México ha sido receptor de un embajador estadounidense con ese perfil.  La actual embajadora de EEUU en México es una especialista en integración regional.  El mensaje para Guatemala es muy grave: el interés de la nueva gestión diplomática recae no sólo el tema de corrupción, sino sobre el narcotráfico y delitos conexos.

El nominado Arreaga, desde 2013 fungió como Subsecretario Adjunto de Estado para la Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley. Además, deben tenerse en cuenta los últimos casos de extradición que involucran a la exvicepresidenta, Roxana Baldetti y al exministro de Gobernación, Mauricio López Bonilla. Todo esto da cuentas del revitalizado interés de los Estados Unidos por esta cuestión.

La estrategia hacia América Central viene dirigida por el general retirado John F.Kelly, quien conoce Centroamérica muy bien dado que fue Jefe del Comando Sur.  Eso no quiere decir que la agenda es militarización per se, pero el estilo de gestión es muy claro: un estilo menos político, menos diálogo y más frontal para dar instrucciones.

Toda la maquinaria del gobierno estadounidense tiene el interés de incidir por vía de adquirir inteligencia, tener agencias de reacción y usar los mecanismos de cooperación establecidos.

Esta es la nueva visión de la administración del presidente Donald Trump, la cual quedó plasmada también en el Plan Alianza para la Prosperidad, que ahora hará énfasis en aspectos de seguridad regional.

El modelo estará más orientado a tres tipos de formas para incidir: a) mayor cantidad de operaciones del tipo ´operación Martillo,  2) la experiencia de CICIG en Guatemala ( que le permite carta abierta para depurar todo un sistema)  y,  3)el caso del grupo Rosenthal en Honduras donde la DEA literalmente se trae abajo a dicho consorcio por presuntamente colaborar en blanqueo de capitales.

En esencia,  será una agenda que dialoga menos, y que no dudará en intervenir en actos soberanos de los Estados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s