LA IMPOSICIÓN EXTRANJERA Y LA APUESTA AL CAOS.

aguila-terrorLos guatemaltecos, históricamente hemos aguantado las injusticias impuestas desde el extranjero, iniciando con la conquista española, que nos vino a transformar nuestra cultura y con la colonia, nuestras costumbres, así como dio inicio el mestizaje, que queramos o no, hoy día todos tenemos un poco de españoles y un poco de los pueblos originarios.

En la actual coyuntura política, social y económica que estamos viviendo, nuevamente estamos siendo objeto de un experimento de imposición extranjera, con la aplicación selectiva de la justicia, por parte de organismos extranjeros y sus lacayos connacionales que únicamente buscan el protagonismo y la fama, por medio de casos de supuesto alto impacto que no han dado a la fecha un solo resultado que condene a los acusados por parte del Ministerio Público y la CICIG.

El uso y abuso de la autoridad y la falta al debido proceso traen consigo un desgaste hacia la economía nacional que genera desesperanza, falta de acción tendente a la inversión tanto nacional como extranjera, al no haber certeza jurídica que permita la generación de empleos y riqueza, para la gran mayoría de guatemaltecos.

Si continuamos con esta situación, veremos a qué nos llevará la historia y los únicos responsables de esto, a la larga estarán fuera de nuestra nación, sin importarles el caos y el daño que nos están causando.

¿Quién o quiénes están detrás de los objetivos de impedir la inversión en Guatemala? ¿Quién o quiénes se benefician del caos generalizado y la inestabilidad política? ¿Quién o quiénes son los responsables del incremento de la violencia, extorsiones y la desesperanza generalizada? ¿A quién beneficia el caos, y la incertidumbre? Todas estas preguntas, debemos planteárnoslas los guatemaltecos y, dedicarnos a la búsqueda de respuestas que nos permitan luchar por mejorar el estado de cosas y alcanzar el bien común.

IVÁN VELAZQUEZ YA ELIGIÓ

dt-common-streams-streamserver-clsEn una entrevista a Iván Velásquez realizada por el diario El País de España, se informa que el titular de la CICIG viajó a España patrocinado por Oxfam, una poderosa organización internacional.

Más allá de la nunca aclarada vinculación de dicha organización con la guerrilla en Guatemala, lo cierto es que no debe perderse de vista que el director de Oxfam sea Juan Alberto Fuentes Knight, el ministro de Finanzas durante el gobierno de Álvaro Colom, responsable de la corrupción que envuelve al Transurbano, además de otros casos que en nada envidian al gobierno del Partido Patriota.

Y es sabido que Fuentes Knight se perfila como candidato presidencial del Movimiento Semilla.

Aquí vale la pena recordar de qué manera el colombiano Velásquez manipuló las pasadas elecciones, sacando de la contienda a Baldizón y protegiendo a Sandra Torres, para a su vez proteger a Jimmy Morales de Zury Ríos, quien en una segunda vuelta habría sido la ganadora, convirtiéndose en una presidente imposible de manipular.

De esa incuestionable perspectiva, es obvio que el ungido por el colombiano Velásquez es desde ya Fuentes Knight, sin importar el detalle de su posible responsabilidad en el caso Transurbano.

El patrocinio del viaje del colombiano solo confirma que la persecución penal de la CICIG es selectiva, y que la corrupción del gobierno de la UNE está lejos de perseguirse.

No es un secreto a voces que desde hace tiempo el Ministerio Público terminó la investigación del caso Transurbano, y que ya solo restaba solicitar a un juez las órdenes de captura respectivas, cuando el expediente completo fue arrebatado por la CICIG, en donde hasta hoy duerme el sueño de los impunes; ese mismo que cobija a Mayra Véliz, la secretaria general del MP, quien continúa campante al frente de su cargo, a pesar de los graves señalamientos en su contra, que incluso podrían afectar la seguridad interna de los Estados Unidos.